La noche del día 22 de marzo de 2019, misma que por parte de Chamuco producciones fuimos escoltados a la guarida del Black Mage Ghostemane en un concierto «soldout». Era una fila larga para entrar al recinto, todo el público con altas expectativas y dos personas del staff de Ghsotemane se encontraban entrevistando a los asistentes, nos tocó ser entrevistados por los mismos, quienes recopilaban opiniones del que sería nuestro guía en la oscuridad de esa noche, la mercancía oficial se agotó casi en un instante.

Siendo recibidos por un apóstol dj en el escenario, nos hizo calentar los músculos con «beats» de trap, rap, metal, new metal y un pequeño homenaje a Prodigy por el reciente deceso de uno de sus integrantes. Pocos minutos después el público exaltado parecía que habían ingerido bebidas energéticas, coreaban el nombre del guía de ese tumulto, después de tres minutos de silencio y oscuridad entra Ghostemane con un extraño requerimiento el cual era no grabar la primera canción.

Con una explosión estruendosa de energía que marcaba el comienzo del espectáculo principal, con gritos, saltos y mientras el mago negro y su banda pedían que el público fuera partícipe de un “moshpit” brutal, la banda completa se entregaba de manera única a los asistentes mientras algunos saltaban y otros eran arrastrados por la ola de manos alzadas del público.

Con un cierre único por su parte, tocando sus éxitos más reconocidos como su colaboración con Pouya o su sencillo Mercury, un show con banda en vivo, demostrando una calidad y su adaptabilidad al género y el concierto tan subido de tono, que el guitarrista destruyó el instrumento de cuerdas en el escenario, siendo al final los restos fueron esparcidos entre el público por Ghostemane siendo este el cierre de una noche estruendosa, fuerte, oscura, densa y  diferente a lo que nos tienen acostumbrados

Texto: CarlosD y Alberto GFS
Fotografía: Nash photo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.